Las ciudades contaminadas

Según declara Elena Boldo, bióloga, doctora por la Universidad Autónoma de Madrid, y científica del Centro Nacional de Epidemiología, del Instituto de Salud Carlos III, en la revista Tráfico y Seguridad Vial, de la DGT: “La contaminación atmosférica es un factor determinante de la calidad de vida y del estado de salud de la población”. Respirar aire contaminado amenaza especialmente a niños, ancianos, embarazadas, enfermos crónicos y a personas con baja posición socioeconómica.

La contaminación mata anualmente en España a 2.683 personas, según se desprende de un estudio realizado por el Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Salud Pública del Instituto Carlos III de Salud. El objetivo era cuantificar la mortalidad diaria asociada con la contaminación de partículas en suspensión (PM) en las comunidades autónomas. La investigación estima que en una década fallecieron 2.963 personas en Oviedo, con una media de 296 muertes al año. Se trata del mayor dato del país, tras San Sebastián y Madrid. Según destaca Julio Díaz, jefe del Departamento de Epidemiología del centro, “el 75% de las partículas en una ciudad es resultado de actividades humanas, fundamentalmente del tráfico“. Los datos preliminares del equipo dirigido por el epidemiólogo Julio Díaz elevan a 9.200 la cifra de muertes prematuras atribuibles cada año a la contaminación a corto plazo. Serían 92.000 muertos en una década. Además de los casi 2.700 fallecimientos anuales debidos a la contaminación por partículas, habría que sumar otras 6.000 víctimas por los efectos del dióxido de nitrógeno y unas 500 por las concentraciones de ozono. Esta cifra total multiplica por ocho el número de fallecidos en accidentes de tráfico en 2015, según subrayan los autores.

  • El 75% de las particulas de una ciudad es debido, fundamentalmente a tráfico

Para Ferrán Ballester, Profesor Titular de Enfermería, de la Universitat de València.”Reducir la contaminación tiene beneficios muy importantes en salud”. Junto con las medidas regulatorias para reducir las emisiones de los vehículos, que son las medidas esenciales, se deberían contemplar aspectos urbanísticos y comunitarios, como la organización del uso del suelo (ubicación de las escuelas, zonas residenciales), los transportes, las zonas verdes. Todo ello con la consideración de que factores individuales relacionados con la movilidad (actividad física, sedentarismo, obesidad) son importantes en cuanto a la susceptibilidad de las personas a los riesgos de enfermar, incluyendo los riesgos ligados a la contaminación atmosférica.

Según Anabel Gutiérrez, se ha comprobado, por ejemplo, que los niveles de NO2 se reducen hasta un 40% los días sin coches.

El caso de Pontevedra, que ha reducido un 70% sus emisiones, en 17 años de aplicación de una política urbana sostenible en Pontevedra ha dado este resultado: un 70% menos de emisiones. Y, además, una mejora en los cifras de siniestralidad. De 1996 a 2011 se produjeron 33 accidentes mortales. Y durante los últimos 5 años, ni una sola víctima mortal. El secreto está en la aplicación de diferentes planes: peatonalizar el casco histórico; eliminar la ORA o ‘tráfico de agitación’ (circulación de vehículos buscando un aparcamiento); facilitar 600 plazas de aparcamiento gratuitas con un máximo de 15 minutos para carga y descarga; establecer caminos escolares seguros en todos los centros de enseñanza; cambiar la distribución de las calles para reducir el área destinada a los coche, etc. Pero la medida decisiva fue implantar una reducción del límite de velocidad a 30 km/h, que, curiosamente, ha conseguido aumentar la velocidad media de los vehículos permitiendo una mayor fluidez del tráfico.

En Barcelona

Barcelona ha anunciado que prohibirá circular a los vehículos más contaminantes.

A partir del 1 de enero de 2019, los turismos matriculados antes de 1999 y las furgonetas anteriores a 1996 no podrán circular, en días laborables, por Barcelona ni por 40 municipios de su alrededor. Esta restricción tiene como objetivo reducir un 30% las emisiones del tráfico antes de 15 años, y su meta para los próximos 10 años es un 10% menos de gases contaminantes. Además, la medida podría entrar en vigor el próximo 1 de diciembre, en caso de episodios de alta contaminación atmosférica.

El acuerdo se alcanzó el lunes 6 de marzo entre la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona, el Área Metropolitana de Barcelona y representantes locales de otros 40 municipios y es el primer gran pacto que se alcanza en España para reducir la contaminación vinculada al tráfico. Con la reducción del 30% de emisiones contaminantes en 15 años, las instituciones buscan luchar contra las 3.500 muertes prematuras que cada año la contaminación atmosférica causa en el área metropolitana de Barcelona.

En esta línea, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció hace algunos meses –y otros municipios y entidades hicieron anuncios similares- la restricción de la circulación de los coches contaminantes a partir de 2020. De hecho, en noviembre el Ayuntamiento planteó 58 medidas contra la contaminación. El adelanto de las medidas se debe al interés por alcanzar gradualmente los niveles de contaminación del aire recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y llega tras la advertencia que la Unión Europea lanzó el pasado mes de febrero, donde advirtió por enésima vez a cinco de Estados miembros –España entre ellos– de la necesidad de reducir el nivel de óxidos de nitrógeno en el aire de sus ciudades, y destacó los altos niveles de polución de Madrid y Barcelona. De no alcanzar esos límites, Bruselas puede iniciar actuaciones contra los Gobiernos responsables.

 

La medida afecta una parte significativa del parque automovilístico catalán: 106.018 turismos (7% del total) y 22.049 furgonetas (16% de estos vehículos). Según datos de la Oficina Técnica de Planes de Mejora de la Calidad del Aire, que depende del consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull.

Desde 2016, la DGT entrega distintivos ambientales, para los vehículos, en función de sus emisiones.

El objetivo de estos distintivos, es discriminar positivamente los vehículos menos contaminantes.

Hay cuatro tipos:

Es importante realizar un mantenimiento adecuado a nuestro vehículo, ya que ello permite reducir tanto el consumo del mismo, como sus emisiones. Aprovechad el momento de renovar el carnet de conducir, para hacerle una revisión completa.

 

Josep Monclús

Psicólogo en Certimedic.

Colegiado 19559.

Os recordamos que para renovar el carnet de conducir, puedes reservar hora tu mismo, sólo tienes que clickar a continuación y te llevará al calendario de reserva: