Enfermedades tiroideas según las normas de Tráfico

En este post te informaremos lo que necesitas saber para obtener o renovar el carnet de conducir. Qué realizamos y qué tenemos en cuenta en los centros de reconocimiento de conductores si padeces alguna enfermedad relacionada con la glándula tiroides.

Esta glándula está situada en la región anterior del cuello, por debajo de la prominencia laríngea o nuez de Adán.

La función principal de la tiroides es la de producir hormonas, las hormonas tiroideas.

Esta glándula es de carácter endocrino, lo que significa que la secreción es interna, o sea que las hormonas que produce son segregadas al torrente sanguíneo, a diferencia de las glándulas exocrinas, como las sudoríparas, que su contenido es liberado al exterior.

 

La función principal de las hormonas tiroideas es la de regular el metabolismo. También estarían involucradas en el crecimiento y el grado de funcionalidad de otros sistemas del organismo.

Enfermedad tiroidea

Como todo órgano, la glándula tiroides es susceptible a enfermarse o sufrir algún tipo de alteración. Las posibles alteraciones son numerosas, como la inflamación, infección, nódulos, tumores, enfermedades autoinmunes, etc.

 

En muchos de estos procesos, la glándula va a responder produciendo o liberando menos hormonas de la que el cuerpo necesita, o por el contrario, aumentando la cantidad de estas. Lo que se traduce a que en los casos en que haya una disminución de hormonas tiroideas el metabolismo va a ser menor que el normal, del mismo modo que si hay un aumento de estas hormonas, el metabolismo corporal se va a encontrar aumentado.

 

Cuando hay disminución de la cantidad de hormonas tiroideas y del metabolismo, se lo denomina hipotiroidismo. Cuando sucede lo contrario, se lo denomina hipertiroidismo.

 

Cabe aclarar que las glándulas endocrinas no funcionan de forma aislada, sino que lo hacen en conjunto, formando el Sistema Endocrino, por lo que el fallo de alguna glándula, podría afectar a las demás.

 

Por ejemplo, el funcionamiento de la glándula tiroides, está regulado por la hormona tiroestimulante u hormona estimulante del tiroides, que se produce en la glándula hipófisis, situada por debajo del cerebro, en la base del cráneo. Aunque la glándula tiroides se encuentre perfectamente sana, si existe un inadecuado funcionamiento de la glándula hipófisis, o más concretamente en la hormona tiroestimulante, se producirá un inadecuado funcionamiento de la glándula tiroides, dando como resultado un hipo o hipertiroidismo secundario.

Centro de Reconocimiento de Conductores en Barcelona

Síntomas

Los síntomas pueden estar relacionados directamente a la glándula afectada, como su agrandamiento, tumoración, dolor, rigidez, etc, o en relación con el funcionamiento de la misma, desarrollando de este modo sintomatologías de hipo o hipertiroidismo.

 

En estos casos, los síntomas van a depender del grado de alteración en los niveles hormonales, siendo generalmente de comienzo paulatino, con síntomas apenas perceptibles.

 

Los síntomas descriptos en el hipotiroidismo son:

 

– Cansancio

– Aumento de la sensibilidad al frío

– Piel seca y engrosada

– Cabellos más finos y con tendencia a su caída

– Aumento de peso

– Estreñimiento

– Ronquera

– Bradicardia o ritmo cardíaco lento

– Cambios en los patrones de menstruación

– Enlentecimiento de la función intelectual

– Amnesia

– Abulia o pérdida de iniciativa

– Apatía

– Disminución de la libido

– Somnolencia

– Depresión, etc.

Centro de Reconocimiento de Conductores en Barcelona

Los síntomas de hipertiroidismo pueden ser:

 

– Aumento de la sensibilidad al calor

– Piel delgada y caliente

– Sudoración

– Cabellos finos y frágiles

– Perdida de peso aún cuando se coma en exceso, ya que otro síntoma es el aumento del apetito

– Fatiga y debilidad muscular

– Taquicardia

– Cambios en los patrones de menstruación

– Aumento en el ritmo intestinal

– Nerviosismo

– Temblores

– Ansiedad

– Irritabilidad

– Insomnio

– Exoftalmos u «ojos saltones», etc.

 

Centro de Reconocimiento de Conductores en Barcelona

Diagnóstico

Para poder realizar el diagnóstico de una enfermedad tiroidea, la medicina moderna cuenta con varios métodos complementarios, además de la exploración física por parte del médico.

Lo primero que se suele solicitar es una analítica sanguínea, evaluando los niveles de las hormonas tiroideas y de la tiroestimulante. También es un buen método para descartar enfermedades autoinmunitarias, solicitando además autoanticuerpos antitiroideos.

 

Centro de Reconocimiento de Conductores en Barcelona

Otros métodos que suelen ser útiles para el diagnóstico, son las pruebas de imágenes, como la ecografía para valorar la estructura de la tiroides, la gammagrafía y la prueba de captación tiroidea de yodo radiactivo como marcador se utilizan para evaluar la estructura y el funcionamiento de esta glándula. La tomografía computarizada y la radiografía de tórax también son de utilidad.

En algunos casos, el médico optará por realizar una biopsia, generalmente para descartar procesos malignos.

Tratamiento

El tratamiento va a estar encaminado inicialmente a solucionar la causa.

 

Una de las opciones terapéuticas utilizadas, dependiendo de la alteración que afecte a la glándula y en caso que se considere necesario, será la resección quirúrgica, extirpando la glándula de forma completa o parcial.

 

Otra medida terapéutica es la farmacológica, donde en los casos en que se requiera se podrá optar por administrar de forma oral hormonas tiroideas para suplir su deficiencia, ya sea por alteración de la glándula -o de las mismas hormonas- o por su extirpación quirúrgica.

 

Por el contrario, cuando la glándula produce más hormonas de las que el cuerpo necesita, el médico podría optar por administrar medicación antitiroidea.

Centro de Reconocimiento de Conductores en Barcelona

Y qué nos dice Tráfico?

Para obtener o renovar el permiso de conducir que realizamos en los centros de reconocimiento de conductores, Tráfico nos dice que no debe existir hipertiroidismo complicado con síntomas cardíacos o neurológicos ni hipotiroidismo sintomático.

 

Para el caso de los carnets no profesionales se puede exceptuar esta norma si el interesado presenta un informe favorable de un especialista en endocrinología.

 

Cuando no impidan la obtención o prórroga y los reconocimientos periódicos a realizar fueran por período inferior al de vigencia del permiso o licencia, el período de vigencia se fijará según criterio facultativo.