Lo que no sabías sobre la inflamación

Quién no ha tenido una inflamación, un resfriado o una epistaxis?Hoy hablaremos de una herramienta que resulta muy útil cuando se aplica precozmente. Entre las doce sales estudiadas por el Dr. Schüssler* está el fosfato de hierro, conocida comoFerrumphosphoricum. Es la sal de la sangre, de las fibras musculares y de los vasos sanguíneos.

Recordando la estructura de los vasos sanguíneos, la capa media está conformada por fibras musculares circulares que determinan su tonicidad produciendo vasoconstricción al contraerse, o vasodilatación al relajarse.

Si las fibras musculares de los vasos se relajan por haber perdido su tonicidad, se produce hiperemia. Los vasos dilatados producen un estado de congestión sanguínea que constituye el 1er. grado del proceso inflamatorio agudo. Esto puede ocurrir tanto en un área localizada como en todo un sistema. En el sistema circulatorio, ésta congestión es la que precede el ascenso de temperatura que conduce al estado febril.

Conviene tener muy bien desarrollado ese sentido de conexión con el cuerpo para “pillar a tiempo” el momento precioso en el que podemos evitar que un proceso inflamatorio agudo -sea local o general- tome cuerpo y se desarrolle hasta alguna de las “itis”.

Todos sabemos cuando tenemos una inflamación local porque se presentan los síntomas:

·         Rubor

·         Calor

·         Dolor

·         Aumento de volumen

·         Incapacidad funcional

Estos síntomas conforman el estado inflamatorio y alcanzan su máxima expresión en la 2da. fase del proceso inflamatorio. Una vez alcanzada la 2da. fase, pues seguirá su curso completo, será una “itis”y se requerirán otros remedios.

Lo importante es detectar con rapidez cuándo estamos en la 1ra. fase del proceso inflamatorio, en la que se empieza a sentir alguna molestia. Si nos ocupamos de tratarnos en este instante, la lesión no tendrá la magnitud ni gravedad con la que suele presentarse. Esto es válido tanto para los procesos inflamatorios locales como para los generales, es decir, cuando se está instalando un cuadro gripal, por ejemplo, en el que se empiezan a sentir ciertas molestias en la garganta, un primer estornudo, una molestia abdominal, o una pesadez muscular. Este es el momento de oro para tomar Ferrumphosphoricum D6. Por eso se recomienda tenerlo a la mano y no esperar los síntomas para ir a comprarlo.

https://youtu.be/B66ONbKkcPw

Dónde se compra?

–          En cualquier farmacia, se pide como FERRUM PHOSPHORICUM D6, tabletas. Es la sal número 3 de las 12 sales de Schüssler.

Cómo tomarla?

–          Se deja disolver en la boca 1 tableta cada media hora durante las primeras 3 horas, luego, cada hora durante ese día.La eficacia depende de la rapidez con la que se administre.

Puede ayudar en epistaxis?

            Sí, el sangramiento nasal espontáneo y transitorio que presentan muchas personas –incluso niños- puede ocurrir en ausencia de patologías sólo por hiperemia local. El Ferrumphosphoricumserá de gran utilidad para ello.

Puede tener toxicidad?

–          Es una dilución a la sexta potencia decimal –D6- No hay toxicidad posible. Si se toma “sin haberla necesitado” promoverá el buen funcionamiento de los átomos de hierro y fósforo en la circulación con ventajas para la respuesta inmune.

No olviden llevar en el bolso Ferrumphosphoricum para su uso precoz e inmediato. Estaremos expidiendo certificados médicos en Barcelona. Durante este verano, te atenderemos en la expedición y renovación del certificado médico oficial para la práctica deportiva.

* Tomado de la terapia bioquímica diseñada por el Dr. Wilhelm H. Schüßler (Alemania, 1821 – 1898), que comprende las 12 sales de los tejidos.